Radiogrupo Sur Grupo DX Radiogrupo Sur
     

La operación de CW5R


Radiogrupo Sur activó Isla de Lobos (RGS CX-017 / IOTA SA-039 / WLOTA LH-0528) por última vez en enero de 2010.

Además de dejar operativa la entidad insular para IOTA-Islands on the Air (http://www.rsgbiota.org/), lo hizo con su faro (RGS CX-203/ ARLHS URU-002 / LH-0799) y también con el "Parque Nacional Islas Costeras" (RGS CX-501).

Asimismo la operación es válida para nuestros certificados permanentes C.I.CX-Islas del Uruguay (http://certificados.radiogruposur.org/?1,5,1), C.F.CX-Faros del Uruguay (http://certificados.radiogruposur.org/?1,5,2) y CPN.CX-Parques Nacionales del Uruguay (http://certificados.radiogruposur.org/?1,5,18).

Las trasmisiones se hicieron con el indicativo CW5R, y se realizarán en todas las bandas (160 metros; las de onda corta, incluyendo las WARC; y VHF) y en todos los modos.

Esta fue la tercera vez que Radiogrupo Sur activa Isla de Lobos (http://radiogruposur.org/?2,1,4),

FOTOS LOGS QSLs ADEMÁS...
Las operaciones
Las activaciones
Antecedentes
Antecedentes
Antecedentes
Primera activación
Fecha: Diciembre de 1997

Segunda activación
Fecha: 10 al 15 de enero de 2005
Logs de actividad: Pulse aquí

Tercera activación
Fecha: 25 al 30 de octubre de 2010
Logs de actividad: Pulse aquí

Artículos
CW5R ISLA DE LOBOS
2005 - IOTA SA-039
(extractado del QSO nº 54, enero-octubre de 2005. Por CX2ABC, Lupo)
    CW5R una vez más...

    Muchas cosas cambiaron desde nuestra última visita allá por el año 97, donde de los 12 que participamos en esa oportunidad regresamos 6 para como quien dice comandar la actividad y basarnos en la experiencia de entonces y tratar de no repetir errores.

    Recibí a través de Pedro (CX5BW), la inquietud de un grupo de colegas españoles de realizar actividades desde alguna isla de Uruguay. Pedro como siempre, muy inquieto me propuso la idea. Mi comentario fue de no inmiscuirme, si fuese que ya estuvieran haciendo algún contacto, y no repetir tramites ya realizados. En realidad al comienzo no me entusiasmé mucho ya que sabía todo el trabajo que me esperaba, pero las ganas de volver me inquietaba como a todo el resto del grupo.

    Desde hace un tiempo Julio (EA5XX) uruguayo radicado en España, muy activo en el mundo del DX desde la URE y socio de Radiogrupo Sur, le inquietó realizar alguna actividad desde aquí y me enteré de que él era quien estaba detrás de esta propuesta. (...)

    De esta forma Pedro me dijo que me hiciera cargo de los permisos preparativos para entonces y eso fue el puntapié inicial.

    Los permisos.

    Lo primero fue presentarnos ante la Armada Nacional y su Departamento de Relaciones Públicas, basados en actividades anteriores y como siempre el buen relacionamiento. En esta oportunidad nos recibió el Jefe de Relaciones Públicas, capitán de navío Fernando Franzini.

    Así comenzamos con la presentación de la actividad y se nos conectó con el Servicio de Iluminación y Balizamiento (SERBA) y su Jefe, capitán de navío Hebert Soldini con quien tuvimos una grata entrevista a través de su segundo Capitán de Corbeta Ferrad. En la misma se pusieron en claro las posibilidades de su apoyo, así como los límites y obligaciones para ambas partes.

    De aquí en más solo quedo ir concretando la autorización por parte de la URSEC (Unidad Reguladora del Servicio de Comunicaciones), a la cual solicitamos el indicativo especial "CW5R" como lo hicimos en el año 1997.

    La otra autorización importante se refiere a la realizada ante la DINARA (Dirección Nacional de Recursos Acuáticos). La misma comenzó con la charla con Gerardo (CX8BBL) funcionario de la misma quien nos marcó los pasos a seguir. Se presentó una carpeta ante su director, cap. Yamandú Flancini quien sin objeción autorizó y nos puso en contacto con el Jefe del Departamento de Mamíferos Marinos, lic. Alberto Ponce de León, viejo amigo y colaborador con la radioaficion uruguaya en cada aventura que a él le compete.

    Previendo alguna dificultad con los traslados realizamos contacto con Prefectura de Maldonado y su Prefecto cap. de navío Carlos Canclini, a quien presentamos todo el material y las autorizaciones ya logradas. El mismo sin objeción nos proporciona los traslados a realizar bajo la condición de costear el combustible.

    El otro contacto importante fue con Daniel Mazzul (CX2RT) quien nos vinculó con las autoridades de la zona y a pesar de su viaje sobre esa fecha nos dejó hecho los contactos por cualquier ayuda a solicitar en Punta del Este.

    Las antenas.

    Como era de esperar el equipo de antenistas estaba con el entusiasmo al máximo. Una vez más trataríamos de que todo saliera bien y contar con la mayor cobertura posible. Para eso nos fijamos la meta de tener una antena para cada banda en forma independiente, para lo que sólo contábamos con la antena de 15 metros en óptimo estado y con casi todo el material para el resto.

    Como siempre recurrimos al aporte económico de muchos de nosotros y al duro trabajo del grupo de antenistas que se reunión todos los domingos en el "Parque de antenas" para preparar mástiles y los irradiantes.

    Con el escaso aluminio que cantábamos y como siempre con el apoyo de los socios, se construyeron unas y se repararon otras. Así se dispuso de antenas monobanda para 6, 10, 12, 15, 17, 20, 30, 40, 80 y 160 metros.

    Para 10, 15 y 20 metros usamos los mástiles telescópicos, a los que también se les realizo un duro mantenimiento. Estos mástiles una vez desplegados llegan a unos once metros de altura.

    Para 6, 12 y 17 metros usamos mástiles de seis metros de longitud y alguno de ellos se colocaron sobre las construcciones.

    Para 40 metros se realizó una direccional de 3tres elementos la cual se desplegó con cuerdas, desde la parte superior del Faro a unos sesenta metros. En 80 metros se extendió un dipolo desde la parte más alta del faro.

    También tuvimos que realizar una importante inversión en cuerdas las cuales debieron mantener izados todos los mástiles y sólo la antena de 40 metros nos insumió más de 350 metros.

    Julián CX5BE se propuso construir las direccionales que faltaban y junto al apoyo de un gran equipo se llegó a tener antenas para todas las bandas y con sus mástiles correspondientes.

    Con referencia al coaxil, tampoco fue fácil: se realizó una revisación minuciosa de cada uno de ellos, donde nos encontramos alguno afectado por la humedad y hubo que descartarlos. De todas formas cubrimos un noventa por ciento de las necesidades y como siempre recurrimos al aporte de todos para cubrir el otro diez por ciento.

    La bienvenida a los participantes.

    Desde un comienzo la iniciativa estuvo dada por un de expedicionarios españoles que confiaron en organización para participar de una expedición desde Uruguay. A esta iniciativa se sumó desde Estados Unidos WQ4O, quien durante muchos años nos visitó y apoyó cada una de las actividades del club. Además estarían de Argentina LU1FZR y LU5FD y Carlos (SM5KCO) uruguayo que vino desde Suecia. En un principio el grupo de radioaficionados españoles era mayor pero sólo pudieron disponer de tiempo para venir Javier (EA5KM) y Antonio (EA5RM).

    La llegada se produjo casualmente muy coordinada ya que los recibimos en el aeropuerto internacional en primera instancia a Javi y Tony desde a quienes no conocíamos en forma personal y con la suerte de que trajeran algo identificatorio, como lo fue la camiseta de la URE y a Orestes media después en un vuelo desde Miami. El grupo de argentinos llegaron por vía terrestre y actuó de anfitrión Raúl (CX7BY) quien los alojó y guió en su estadía por Montevideo.

    Manos a la obra...

    Comenzamos realizando dos traslados de antenas, mástiles y cuerdas en la embarcación "Marina", propiedad de DINARA y que gentilmente nos permitió aprovechar sus traslados de personal y relevo durante el mes de diciembre. De esta manera ya contábamos con el 80% de las antenas en el lugar prontas para ser izadas.

    Coordinamos un grupo de avanzada para ir a instalar las antenas dos días antes y de esa manera aprovechar al máximo el tiempo de permanencia en la Isla.

    De esta forma el día 5 de enero a las 2 de la mañana partieron rumbo a Punta del Este, Julián (CX5BE), Hugo (CX1ABB), Jorge (CX6DAP) y Enrique (CX8BBA). Los trasladó el ya amigo Miguel Delgado capitán de la embarcación de DINARA y en su barco de turismo los llevo a primera hora de la mañana.

    El trabajo no fue nada fácil ya que en los horarios del medio día el sol fue insoportable. El apoyo del personal en la Isla desde un principio fue fundamental para el éxito de esta actividad.

    Mientras tanto el resto del grupo en Montevideo afinaba detalles para el viaje del día viernes 7 de enero. Para el acopio de comenstible volvimos a utilizar unas viejas heladeras térmicas que nos acompañan desde las primeras expediciones en las islas de nuestro país.

    Por mi parte comuniqué a prefectura el hecho de que no utilizaríamos los servicios de traslados de su departamento, ya que coordinamos todo con Miguel Delgado y su embarcación que colmaba todas nuestras expectativas y necesidades. Es así que a las 7 y 30 de la mañana ya estábamos rumbo a la Isla.

    Fondeamos a unos cien metros del muelle donde nos recibió la embarcación zodiaco quien se encargó de los traslados de todos los pertrechos, antenas, caños e integrantes del grupo, de la mano del isleño personal de DINARA y el marinero de primera de la Armada Nacional, Álvaro Fajardo, quienes con amplia destreza y voluntad en pocos minutos nos pusieron en el muelle de la Isla.

    Desde el muelle ya se veía el despliegue de antenas instaladas y mástiles izados que nos aseguraba el rápido comienzo de las transmisiones.

    Llevamos especial atención en Orestes (WQ40), quien tiene dificultades motrices debido a problemas en su rodilla operada con una prótesis y la otra que necesita una intervención. El grupo se mostró siempre listo para ayudarle y asegurar las maniobras de traslado con éxito. Cargamos a pie unos 150 metros: trasmisores, amplificadores, coaxiles, comestibles, equipaje y algunos mástiles y antenas.

    Una vez en la Isla todo el grupo fuimos recibidos por el suboficial de segunda de la Armada Nacional José Leonado da Costa, quien nos dio la bienvenida y explicó los límites de desplazamiento indicando detalles y recomendaciones para nuestra mejor estadía. Al grupo se les repartieron las camisetas con los indicativos CW5R y sacamos algunas fotos aprovechando estar todos juntos antes que cada uno se dedicase a sus tareas.

    En lo personal me parecía increíble este retorno y que todo estuviese "a pedir de boca". La idea que mantenía en mi cabeza de cómo debía de salir todo, se estaba cumpliendo. Y me sentía fabulosamente bien, ya que todos estaban colaborando y era poco lo que había que recordarle al grupo porque todos estaban preparados para cada tarea y las charlas previas habían sido bien claras y precisas.

    Las horas de radio

    El tener la mayoría de las antenas colocadas nos permitió comenzar a transmitir a las dos horas de haber llegado, pero como la felicidad nunca es completa, la propagación no existía. Es así que Carlos (SM5KCO) incansable y entusiasta puso a trabajar el "Horrendus III" construído por Pedro (CX5BW) en la banda de 30 metros. Las primeras horas nos las complicó el consumo de éste amplificador que ocupaba el total de la corriente suministrada por el generador. Tuvimos que bajar potencia y de esa forma distribuir la alimentación. Por momentos sólo se pudo comunicar en bandas bajas en CW.

    La instalación de las estaciones se realizó por completo en el edificio de los generadores, y donde tras algunas horas de frenética actividad quedaron funcionando seis estaciones con las siguientes configuraciones:

      Estación nº 1 ( SSB y CW): FT-1000MP MKV y el amplificador Horrendus III fabricado por Pedro, CX5BW.
      Estación nº 2 (SSB y CW) : FT-920 y amplificador Dentron de 500 vatios.
      Estación nº 3 (SSB): TS-430 y amplificador Yaesu FL-2100Z.
      Estación nº 4 (SSB): FT-900
      Estación nº 5 (RTTY y PSK31): TS-450 y laptop con SB e interface para modalidades digitales.
      Estación nº 6 (50 Mhz): IC-706.

    Además se instaló una estación de VHF en FM con una direccional de 13 elementos para comunicar con Montevideo en 2 metros (frecuencia de 146 MHz).

    Dado que prácticamente todas las antenas ya se encontraban operativas desde antes de nuestra llegada, excepto la direccional de cinco elementos de espaciado largo para 6 metros que instalamos más tarde y con la que realizamos algunos comunicados con estaciones de Centroamérica y el Caribe. Comenzamos a salir al aire tan pronto como la primera de las estaciones quedaba armada y a media mañana del 7 de enero, CX5BW comenzaba en 15 metros CW y aunque no tardó en formar un tremendo pile-up tras el primer CQ, pronto todos nos dimos cuenta de que la operación no iba a ser fácil debido a las bajísimas condiciones de propagación con las que nos teníamos que enfrentar. Condiciones adversas que fueron minimizadas en lo posible gracias al fantástico rendimiento de las antenas monobanda, todas ellas construidas por CX6ACY (Ricardo) y otros miembros del Radiogrupo Sur aprovechando material "surplus".

    Toda nuestra alimentación eléctrica provenía de los generadores que el SERBA dispone para apoyo del sistema autónomo de baterías recargadas por energía solar para la alimentación del faro. A estos generadores, se les hacía trabajar de forma alternativa durante periodos de 12 horas, por lo que durante la operación del cambio, nos veíamos obligados al apagado de radios y ordenadores para evitar averías por el pico de tensión producido por el conmutador de cuchillas. Al mismo tiempo, nuestro consumo total quedaba limitado por las características de los generadores a 20 amperios.

    Aparte de la restricciones eléctricas, se nos tenía terminantemente prohibido (por razones de seguridad por un lado y por preservar intacta la reserva natural por otro) el alejarnos más de veinte metros en cualquier dirección de la protección de los edificios, ya que los lobos marinos invaden no sólo la costa, si no que se adentran por toda la isla y este que fuera del agua se muestra muy territorial, agresivo y al tiempo curioso, no dudando en atacar utilizando sus prominentes caninos si se siente amenazado.

    Dado que las normas impuestas por la DINARA y los militares se cumplían al pie de la letra, nuestras actividades "turísticas" se limitaron a algún breve y precavido chapuzón en el Atlántico y en varias visitas a lo alto del faro desde donde tras superar sus 250 escalones, hay una vista imponente de la costa de Punta del Este y del Océano y desde donde mirando al Sur, podías dejar volar tu imaginación pensando que detrás del Horizonte, más allá, mar adentro, se encontraba la Antártida.

    Las condiciones del tiempo se mantuvieron constantes durante nuestra estancia excepto la primera tarde que una tormenta nos destruyó parte de las antenas y nos obligó a cesar las transmisiones, aprovechando la ocasión para disfrutar del increíble espectáculo de color que nos ofrecía el aparato eléctrico que acompañó a la tormenta, la antena de 10 metros quedo fuera de servicio donde perdimos una de las pocas aventuras de propagación.

    Aun a pesar de las pobres condiciones, el espectacular montaje de antenas y estaciones, acompañado por un grupo de experimentados operadores, hicieron superar

    las adversidades y quedar muy cerca de la cota de 10.000 QSOs, con una magnífica participación de las estaciones españolas que por su número en el log y a pesar de notorias ausencias, sorprendieron sobremanera a los operadores latinoamericanos que sin cesar me comentaban lo sorprendidos que se encontraban por esto.

    Esta operación ha sido para todos los que hemos disfrutado de ella, una experiencia inolvidable, algo que te hacen sentir vivo. Y tan importante o más que estar allí es que sin dudas quedará no sólo en la memoria colectiva de la radioafición, si no que estará para siempre en la historia de una isla. Isla en la que en breve, miembros del Radiogrupo Sur, dejarán una placa con los nombres e indicativos de todos les que participamos en la CW5R.


CW5R ISLA DE LOBOS
1997 - IOTA SA-039
(extractado del QSO nº 33, enero de 1998. Por CX2ABC, Lupo)

      Que tal amigos, hoy nos encontramos con una nueva actividad en Radiogrupo Sur y su Grupo DX. Seguramente esto no les llamará la atención a quienes leen habitualmente nuestro OSO, ya que desde hace varios años venimos llevando adelante actividades de este tipo, lo que nos permite hablar con propiedad sobre muchos de los temas que atañen a una expedición DX.

      No hace muchos días llegó un amigo, con la inquietud de estar activo con el grupo DX, en el concurso mundial CQ WW SSB, lo cual me pareció genial, pero luego me aclaró que sería desde la Isla de Lobos (IOTA SA-039), y aquí surgieron mis dudas, ya que recién comenzábamos a contestar la última expedición a la Isla de Flores (IOTA SA-030) de enero de 1997. Creo que pasaron unos tres segundos y ya me entusiasmé también.

      Lo primero fue ver la fecha y calcular, que en 17 días tendríamos que estar transmitiendo desde la Isla de Lobos. Quizás esto no era lo que más me preocupaba, sino de cómo solventar estos gastos sin crear un desembolso de dinero importante a nuestro Club.

      La idea fue planteada a la Armada Nacional uruguaya a través del Departamento de Relaciones Públicas, ante su Jefe capitán de navío Alex Lebel y el secretario capitán de corbeta Juan José Días en una charla muy amena, donde intercambiamos ideas y vimos la importancia de que la Isla de Lobos, luego del desastre ecológico sufrido, reapareciera en el contexto mundial con un ecosistema intacto y sin consecuencias de futuro, y esto gracias a todo ese grupo de personas que trabajó para que ello fuese posible, y a la Armada Uruguaya que dispuso de todos sus medios para que esto se lograse.

      De la misma forma nos presentamos con esta inquietud ante el Ministerio de Turismo, a través de la sra. lic. Fernanda Bayeto, quien se entusiasmó con la posibilidad de trasmitirle al mundo la situación actual de la isla y sus alrededores, por lo que de inmediato comenzamos con el trámite ante el Ministro sr. Benito Stern.

      Otro de los problemas fue el transporte desde el puerto de Punta del Este hasta la Isla, para lo cual nos pusimos en contacto con ANCAP, a través de su vicepresidente sr. Emilio Martino Premoli, para obtener el combustible o en su defecto realizar los traslados con los remolcadores que están en el puerto para las maniobras en la boya petrolera de José Ignacio.

      Otra de las dificultades fue la de convocar al grupo de operadores y antenistas, ya que nos encontramos en plena temporada de trabajo y estudios, por lo cual coordinamos un grupo de tan solo 12 personas, dentro de las cuales solo 5 pudieron permanecer todo el tiempo en la Isla. En la ultima semana se repararon todas aquellas antenas que habían sufrido algún deterioro en la expedición de Isla de Flores lo que no fue poca cosa.

      En menos de 20 días habíamos logrado coordinar una de las expediciones mas exitosas llevadas a cabo por Radiogrupo Sur, junto con la de Isla de Flores. De esta forma quedó casi todo pronto para que el 18 de octubre nos encontráramos en lo de Ricardo CX6ACY (Pirujo) a las 03.00 horas.

      Es así que en las primeras horas de la mañana estábamos partiendo desde lo de Ricardo, rumbo a Punta del Este en tres camionetas y un auto, desbordantes de equipos, antenas, comestibles y efectos personales. Llegamos a Punta del Este, y aquí comenzaron nuestras dificultades. En la forma más simple trataré de contarles algo que fue de lo más complicado. Arribamos a Punta del Este, 06:30 horas, una vez en el puerto nos dirigimos al sector de los Remolcadores, y tratamos de contactamos con el Capitán a cargo.

      Cuando lo pudimos hacer, ya sobre la salida del Remolcador, nos comunica de su imposibilidad de trasladarnos hasta la Isla, ya que ellos comienzan con la maniobra en un Buque Tanque que hacía tres días estaba a la espera, y que no habrían realizado por mal tiempo. (Por lo cual no podía desviarse hasta laisla). Es aquí nuestro primer gran tropezón (por no decir caída). Vista la situación por todo el Grupo, decidimos dirigirnos a Prefectura, a plantearle la situación, sin sospechar lo que ahí nos esperaba.

      En Prefectura nos pusimos en contacto con el teniente de navío Gerardo Henderson, a quien le expusimos nuestra situación, informándonos que el no tiene conocimiento sobre nuestro evento, pero que regresáramos en unos 30 minutos que iba a realizar las averiguaciones del caso. Es así que a nuestro regreso nos volvimos a entrevistar con el ya mencionado Henderson, exponiendo su imposibilidad de ayudarnos, y haciéndonos ver de que no contábamos con la autorización de INAPE, que es quien tiene jurisdicción compartida sobre la Isla. Es así que salimos de ahí algo decaídos y con dificultades de no fácil solución.

      De forma natural y espontánea el grupo se dividió en partes, compuesto por la voz oficial en tres personas, quienes realizábamos los contactos con autoridades y el resto recababa información de los lugareños, que no escatimaron en informarnos y asesorarnos en todo lo que estaba a su alcance. Se nos recomendó dirigirnos al Faro de Punta del Este, quienes pertenecen a la Armada también, y ahí están las oficinas de jurisdicción de faros e islas del este de nuestro País.

      Aquí sí estaban informados de nuestra actividad, y nos proporcionaron el número telefónico de la Isla de Lobos, con quienes nos pusimos en contacto de inmediato. Aunque parezca irónico en la Isla nos estaban esperando, inclusive se encontraban reparando el bote de goma ("zodíaco"), para realizar los traslados desde la embarcación que nos llevara.

      Les informamos de todos los inconvenientes surgidos, y a indicación de uno de ellos nos pasaron el número telefónico del Ing. Ponce De León, perteneciente a INAPE y quien sería la persona clave para conseguir la autorización para nuestra entrada y permanencia en la Isla. Así lo hicimos, por teléfono a Montevideo, y nos pusimos en comunicación con el domicilio particular del Ing. Ponce De León, quien de forma muy amable nos explicó las condicionantes de la situación y con una muy buena predisposición a solucionarnos los problemas. Nos recomienda que nos pongamos en contacto con el Prefecto y el teniente de navío Gerardo Henderson, comunicándole de su aprobación a nuestra actividad, y que cualquier inconveniente se comuniquen con él vía teléfono.

      Como se dice vulgarmente nos volvió el alma al cuerpo, sin sospechar que por muy poco tiempo.

      Nos presentamos nuevamente en Prefectura, ya sobre las 10 y 30 de la mañana, para plantear la solución al problema. Nos recibe nuevamente el T. de Navío, y luego de escucharme me aclara textualmente, que el comunicado debe ser por escrito, y si a él le llegara, vería si nos dejaría ir a la Isla. Aquí nos dimos cuenta de no sé por qué no le caímos bien, o al menos el interés en ayudarnos parecía no existía. Por otra parte el resto del grupo ya había conseguido el teléfono particular del Prefecto por lo que nos comunicamos con él casi de inmediato, planteándole la situación y el inconveniente surgido. De forma muy amable nos dijo que trataría de solucionar el problema, y que luego de un rato regresáramos por Prefectura.

      Ya habíamos averiguado costos de traslado por parte de las embarcaciones existentes en el puerto, así como acudimos a algunos colegas de la zona quienes no nos demostraron interés en ayudar.

      Hasta aquí la situación no estaba muy clara, los ánimos por momentos decaían y era cuando el grupo actuaba animándonos unos a otros.

      Nuevamente en Prefectura, luego de una media hora de espera, nos informan que todavía no había ninguna resolución al respecto A nuestra salida Hugo CX1ABB advierte la llegada del Prefecto, por lo que me dirijo a él y trato de explicar personalmente lo que nos sucedía. Luego de presentarme, rápidamente me responde que el Ing. Ponce De León yo le había hablado y de que él no podía hacer nada y que tampoco había nada en contra de que nosotros fuéramos a la Isla por nuestros propios medios.

      A paso rápido acudí a confirmarles' todos nuestra partida, por lo que tres del grupo acudieron a concretar el arrendamiento de una lancha, en este caso La Yuyo.

      Sobre las 12.00 horas ya estábamos cargando todo en la embarcación de unos 12 metros de largo utilizada turísticamente. Al mismo tiempo nos comunicamos con la Isla para saber si el bote de goma (zodiaco) ya estaba reparado lo que nos confirmaron que si. Realizamos todo el papeleo de embarque y sobre las 12 y 30 horas ya estábamos con todo cargado en la Yuyo.

      No fotografiamos la cara del dueño de la embarcación por miedo a que no la revelaran, ya que la misma decía todo, trece personas más dos del personal de abordo y todo el equipo de expedición, antenas, equipos, comestibles, efectos personales, agua potable, etc. La preocupación se le dejaba ver, pero para nosotros todo aventura y festejo ya que por fin salíamos hacia la isla.

      No me dejaba de preocupar el desembarco, ya que seguramente serían muchos viajes en una embarcación recién reparada, y nada menos que le repararon una perforación.

      Luego de una hora y media de viaje nos aproximamos a la Isla de Lobos con el recibimiento de un medio centenar de lobos marinos que circunvalaban la embarcación, rápidamente se aproximó el zodíaco tripulado por dos marineros residentes de la Isla, que comenzaron a recibir el material y equipos, más dos personas de nuestro grupo.

      Fueron un total de doce viajes a una distancia de unos 200 metros Cada viaje se aprovechó al máximo donde todos trabajamos codo a codo para acelerar el desembarque.

      Una vez en el muelle de la Isla 15 y 30 horas, debimos trasladar todo el equipaje a unos 200 metros y unos 30 metros de altura. Dentro de las construcciones del Faro el personal se puso a nuestras ordenes en todo lo que estuviera a su alcance. De inmediato el grupo de antenistas comenzó a separar y proyectar la instalación de antenas. Otro grupo comenzó con la ubicación de los espacios físicos para instalación de las estaciones, lo mas separadas posible para que no se interaccionen, de la misma forma Luis CX5BBY como cocinero y operador, se ubicó cerca de la cocina donde pudiera controlar ambas actividades. Sobre las 18 horas ya teníamos una de las estaciones prontas para transmitir. El cansancio del largo día ya se hacia sentir y los 255 escalones del Faro hicieron temblar las piernas a mas de uno.

      Una cosa si era cierta, después de todo lo que nos había pasado estábamos en la isla prontos para transmitir... Pero, surgió otro problema, no podíamos usar todos los amplificadores a la vez ya que el generador de la isla que estaba conectado tenía una carga equilibrada ya predeterminada a la cual nos sumábamos nosotros en forma desequilibrada. Luego de varios intentos y ajustes decidimos bajar potencia y hacer funcionar solo dos estaciones a mitad de potencia. Esto sin lugar a dudas nos hizo perder la noche del sábado donde se concentra la mayor cantidad de estaciones diexistas, pero las fuerzas ya eran pocas para continuar trabajando y al menos dos estaciones estaban saliendo al aire y comenzando con pile-up que entusiasmaba al resto del grupo. Se pidió autorización para poner en funcionamiento un generador exclusivamente para los trasmisores. Esto fue posible recién el domingo por la mañana donde se completo la instalación de las antenas y se colocaron líneas independientes desde el segundo generador hasta cada estación.

      El domingo por la tarde regreso la embarcación Yuyo a buscarnos para retirar el grupo de antenistas y a los operadores que no podían permanecer toda la semana, quedando en la Isla Julián CX5BE, Wiston CX7TK, Luis CX5BBY, Jorge CX6DAP y Miguel CX4CAW. Realmente a quienes regresamos, nos costó mucho hacerlo ya que el entusiasmo venia creciendo y los pile-up abundaban, la propagación si bien no era excelente, realmente prometía mucho para el resto de la semana. La direccional de 10 metros venia trabajando a toda máquina en manos de Gerardo CX8CP, gracias a las reparaciones de Ricardo CX6ACY y Julián CX5BE durante la semana previa. Todo esto hacia que la tarde del domingo prometiera más, pero había que retornar, hasta los últimos minutos Gerardo CX8CP y Pedro CX5BW se mantuvieron sentados frente a la radio.

      La actividad en radio se vio limitada a los cinco operadores que permanecieron hasta el jueves donde Gerardo CX8CP se reincorporo al grupo, siendo trasladado por uno de los remolcadores de ANCAP, luego de tener que pernoctar en el puerto de Punta del Este.

      La semana tiene de todo, mucha radio y algo de pesca por parte del personal de INAPE quienes pescaron cinco tiburones de 1,80 metros realmente toda una sensación disfrutar de esa experiencia.

      La experimentación no falto en esta oportunidad, tras algunos cálculos se diseño el "dipolo farorreflectivo" consistía en un dipolo excitado más un director y como reflector el Faro para la banda de 40metros Esta antena brindó resultados insospechados ya que mirando las planillas los lugares distantes estaban en primera plana. El faro con sus 66 metros fue la inspiración ya que no es habitual tener a disposición el faro más alto de Sudamérica.

      El viento en este lugar era superior y más constante que el sufrido en la Isla de Flores. lo que obligo a duplicar la seguridad en las antenas. De todas formas algunos dipolos no resistieron los vientos superiores a cien kilómetros por hora medidos con el anemómetro portátil (según el Pirujo: "un aparato cheto para medir velocidad del viento"), de la guardia del faro. Los irradiantes no habían sido previstos para soportar altas potencias de los lineales, por lo que en más de una oportunidad cortaron por calor de radiofrecuencia las cuerdas con que eran tensionados desde la base superior del faro.

      Las interconexiones de PL ("barrilitos"), tampoco soportaron la alta potencia usada, obligando a utilizar coaxiles sin ellos.

      La antena de 10 metros montada sobre caños de aluminio empotrado, de procedencia norteamericana que gentilmente nos proporciono Heber CX9AF, soporto estos duros vientos con la sensación de que se rompería en cualquier momento, amacándose de forma temerosa.

      El paisaje marítimo era sin igual, disfrutando del pasar de :as lanchas deportivas, botes pesqueros y algún buque mercante que se veía en el horizonte. El griterío de los lobos acompañaban el chirriar de las gaviotas en el atardecer de cada día esperando ver el resplandor de Punta del Este con su particular iluminación, con esos grandes edificios que sobresalían de la costa bañada de blancas arenas. El destello del Faro de Punta del Este chocaba con el mismo Faro de Lobos y sobre nuestra cabezas, al asomar la noche, se encendía un cielo inundado de estrellas. Creo con esto haberles descrito el paisaje de uno de los lugares turísticos más visitado y de mayor trascendencia de nuestro País.

      La Isla de Lobos gozaba de muy buena salud después del desastre ecológico sufrido en el pasado mes de febrero, donde un petrolero chocó con una piedra submarina derramando su contenido a pocas millas de la Isla, lo que afectó la fauna y el eco sistema de la zona. las fuerzas vivas de nuestro país y la Armada Uruguaya, organizaron la campaña más grande en la historia para aplacar este importante impacto limpiando roca por roca, por lo que pudimos apreciar durante nuestra estadía en la Isla, a no saber de lo sucedido nunca hubiéramos imaginado que alguna vez ese lugar estuvo impregnado por petróleo.

      Sobre el fin de semana la suma de Gerardo CX8CP y Pedro CX5BW para el concurso, sin lugar a dudas marcó el comienzo de 48 horas sin descanso, donde se sucedieron diversas anécdotas, destacando la que Jorge CX6DAP nos cuenta: "... en unos de esos giros de antena en medio de la noche donde ante la aclamación de Gerardo CX8CP "giren la antena para Europa", es así que entre sueños y desvelo salí despavorido junto a Luisito CX5BBY a girar la antena, junto algún tropezón en la oscuridad comenzamos a cambiar la posición de la misma donde Luis quedo algo desorientado, Luis gira para Europa, contestándome "y yo que se para donde queda Europa", yo pensé para mí que el sueño se había adueñado de Luis para lo que le pregunte donde quedaba España, creo que ahí se despertó de inmediato me indico el punto cardinal. Demoramos un poco más de lo habitual con la tarea ya que no pare de reír por un buen rato".

      Una vez finalizado el concurso un fuerte relax invadió a todo el grupo ya que se había cumplido con uno de los objetivos de esta actividad. La cocina de la mano de Luis CX5BBY no tuvo nada para agregar más que alguno regresó con algún kilo de más.

      Las tormentas eléctricas abundaron y fueron otro de los atractivos de la expedición, y si hay alguna duda se lo preguntan a Alfonso CX1ACV y Ricardo CX6ACY quienes en el desarme de la antena doble banda de VHF-UHF montada en la parte más alta del Faro, recibieron una descarga de estática que logro desenrular los pelos de Ricardo y poner los de Alfonso de punta. La mañana del lunes no había perspectiva de que les fueran a buscar ya que el tiempo no estaba de lo mejor, por lo que el desarme fue lento y paulatino.

      Pero, en pocos minutos llego el Remolcador de ANCAP, quedando a unos 300 metros de la isla, teniendo que esperar durante algunos minutos para organizar el primer envió de equipos y personas, de esta forma se fueron haciendo los traslados. El Remolcador a través de su Capitán nos informó que el próximo traslado era el ultimo ya que el mal tiempo arreciaba y tenia que volver a puerto. Para esto aun restaban traslados por realizar y dos personas se encontraban en la Isla. Julian CX5BE y Miguel CX4CAW que tuvieron que quedarse junto con parte del equipaje.

      El mal tiempo y lo variante de las corrientes marítimas en el estuario hicieron fracasar dos intentos por parte de la Armada Uruguaya a través del Buque ROU70 para traerlos a puerto. Por fin el jueves se logro con éxito el traslado de los operadores y equipaje restante. Para su llegada a el Puerto de Punta del Este ya se encontraba parte del grupo de apoyo con los vehículos para regresar a Montevideo. De esta forma finalizamos con esta primer etapa de mas de 14 mil comunicados realizados en las bandas de 70 cm., 2 metros, 6 metros, 10 metros, 15 metros, 20 metros, 40 metros, 80 metros y 160 metros Para lo que en esta oportunidad los comunicados de 11 metros fueron unos 400. Recibir las QSLs y contestarlas está previsto para el mes de febrero del presente año 1998.

      En este 1998 seguramente nos vuelvan a escuchar en la Isla de Lobos incluyendo las bandas WARC y comunicaciones digitales así como SSTV.

      Para recibir las QSL, vía CX2ABC o Casilla de Correo 950, 11000-Montevideo Uruguay.

      Los equipos y antenas utilizados fueron los siguientes:

        Yaesu FT-767
        DosICOM IC-706 MKII
        Yaesu FT-990
        KENWOOD TS 870AT
        Yaesu FT-900 AT
        ICOM IC 730
        Yaesu FT-757
        ICOM IC 3230H
        Yaesu FT-2500
        Lineales: KENWOOD TL 922, YAESU FL7000, COLINS 30L1, CX5BW 1000 vatios
        Direccional 4 elementos 10 metros
        Direccional 13 elementos VHF
        Direccional 4 elementos 6 metros
        Direccional TH5 Explorer
        Vertical A99
        Vertical 5/8 de onda para 2 metros
        Vertical doble banda Diamont X510N
        Dipolos para 40, 80 y 160 metros

      Los ajustes de antenas fueron hechos con un analizador MFJ modelo 259. Agradecimientos: Como en otras oportunidades creo que este espacio es muy importante a pesar de estar casi a lo último de este articulo, para agradecer y resaltar quienes están apoyando a la radio afición nacional: A Uriel Adler CX1AE a quien nunca dejamos de pedirle algún material faltante en cables y accesorios eléctricos. A la Armada Uruguaya a su departamento de Relaciones Publicas y al Servicio de Balizamiento, así como a su personal con quienes compartimos gratos momentos, resaltando todo el apoyo a el buen desarrollo de nuestro trabajo, sin quienes no hubiese sido posible esta actividad. A Prefectura de Punta del Este, su Prefecto sr. Larrañaga y personal de Buque ROU 70. A ANCAP por el apoyo prestado en algunos de los traslados, y a su Vicepresidente Sr. Emilio Martino Premoli, quien recibió la iniciativa muy amablemente y con gran entusiasmo. A José Araujo CX6DAS quien siempre tiene sus carpas al servicio de Radiogrupo Sur. Al ing. Ponse de León quien nos asesoró y autorizó nuestra permanencia en la Isla por Parte de INAPE. A todos nuestros monitores que colaboraron con información y enlace con nuestros hogares, así como la Rueda Amigos del Uruguay con su constante monitoreo y apoyo. A la prensa Radio Maldonado quienes apoyaron con su difusión esta Actividad.

      Solo me resta invitarles para la próxima expedición que seguramente será muy pronto y agradecerles por su apoyo y participación en estos eventos de la radio afición uruguaya.

      Hasta pronto

      Lupo CX2ABC.


La activación
La activación
La activación